Enrique Peña Nieto en la 71° Asamblea General de la ONU

El presidente Enrique Peña Nieto aseguró que México continuará con su labor para desterrar los discursos de odio y discriminación contra los migrantes, y para que se les reconozca como agentes de cambio y desarrollo.

“La comunidad internacional puede mejorar la situación de los migrantes. Tenemos un compromiso pendiente con ellos, que todos debemos asumir, porque la migración no representa solamente el pasado y el presente de la humanidad, sino también su futuro”, destacó durante su participación en la 71° Asamblea General de la ONU.

Y sostuvo que México seguirá participando activamente en los foros multilaterales para concretar en 2018 el Pacto global para la migración ordenada, segura y regular, y el Pacto global para refugiados.

En la sesión plenaria de la Reunión de Alto Nivel para atender grandes movimientos de migrantes y refugiados, en Nueva York, Estados Unidos, el Ejecutivo planteó siete ejes rectores para concretar esos pactos, entre ellos la necesidad de tener un enfoque de derechos humanos que establezca las obligaciones de los Estados con los migrantes.

Asimismo, establecer una visión de corresponsabilidad entre los países de origen, tránsito, destino y retorno de migrantes, y hacer un reconocimiento a las aportaciones de los migrantes al desarrollo económico y social, además de tener un enfoque de inclusión social que contribuya a erradicar la intolerancia, los prejuicios y el racismo.

De igual manera, generar un marco de gobernanza de la migración, que ofrezca alternativas para el manejo seguro y ordenado de los flujos migratorios, así como una mayor cooperación internacional para fortalecer las capacidades de los estados en la atención integral de la migración, y considerar al cambio climático y los fenómenos naturales como causas de migración.

Peña Nieto defendió la necesidad de proteger a los migrantes y recordó que “la historia demuestra que no hay barreras que detenga el movimiento de las personas”.

Subrayó: “No las hay naturales ni tampoco artificiales. Para cada río ha habido siempre un puente, para cada obstáculo ha habido siempre un camino”.

Tras defender el papel positivo que desempeñan los migrantes en las culturas de los países a los que llegan, resaltó que la comunidad internacional debe mejorar su situación.

Destacó que México es “origen, tránsito, destino y retorno de personas” y que es “orgullosamente mestizo, pluricultural y diverso”, fruto de múltiples migraciones a lo largo de la historia.

“Los mexicanos creemos firmemente que el mestizaje es el futuro y destino de la humanidad”, apuntó.

Y adelantó que México se ha ofrecido para acoger una reunión internacional preparatoria en 2017, y “seguirá trabajando para que se reconozca a los migrantes como agentes de cambio y desarrollo”.

Información/Foto: Proceso