46 aniversario la muerte de Jim Morrison

El cantante Jim Morrison, quien fuera vocalista del grupo de rock psicodélico The Doors, además de destacar como poeta y compositor, es recordado hoy con motivo del 46 aniversario de su muerte, con algunos de sus más importantes datos biográficos.

James Douglas Morrison, nombre completo del músico, nació el 8 de diciembre de 1943 en Melbourne, Florida. Es hijo de Clara Clarke y George Morrison, un almirante de la marina estadounidense, motivo por el cual su infancia la vivió en varias bases militares de Estados Unidos.

En 1961 ingresó a la universidad de Florida y tres años después se trasladó a Los Ángeles, California, donde realizó estudios cinematográficos. Durante esta época Jim comenzó a escribir poesía, actividad en la que tuvo éxito.

En 1965, tras graduarse, tuvo un encuentro casual con Ray Manzarek, como un medio de difusión para su poesía. Pero esto tuvo un resultado mayor, ya que aceptó formar junto con él en los teclados, Robbie Krieger en la guitarra y John Densmore en la batería, el grupo The Doors.

En sus inicios, la banda difícilmente llegaba a los escenarios y como no disponía de un amplio repertorio, alargaba los temas con improvisaciones, mientras que Morrison recitaba sus versos.

Después de ofrecer muchos conciertos por locales de Los Ángeles, consiguió un contrato para tocar en un bar conocido como “Whisky a Go Go”. Durante una de estas presentaciones los músicos conocieron al productor Paul Rotchild, quien también era dueño de la discográfica Elektra Records, que les propuso grabar un disco de inmediato.

En 1967 hicieron su primer disco, The Doors, y lograron colocar en la cima de las listas de popularidad temas como Light my fire y Hello, I love you, al tiempo que su fama se incrementó día con día.

Mediante esas piezas y otras como The end y Break on through, el disco contenía un aire teatral, influido por las actuaciones de Morrison; en general, los temas de The Doors aludían al sexo y las drogas.

En junio de 1971 la banda grabó L.A. woman, cuando Morrison se encontraba en París. Un mes después, el 3 de julio, fue encontrado muerto en la bañera de su habitación, víctima de un infarto.

Ante este panorama surgieron de inmediato las más fantasiosas dudas sobre su deceso, más aún porque su ataúd estaba precintado, es decir, nadie vio a Morrison muerto; su certificado de defunción era prácticamente ilegible, además de que en casos de fallecimiento dudoso correspondía hacer una autopsia y no se practicó.

La única testigo de su deceso fue su esposa Pam, quien también en circunstancias poco claras murió en 1975.

En 2011, Morrison fue recordado con un homenaje musical a cargo de sus excompañeros Robbie Krieger y Ray Manzarek. Los músicos, quienes preservan el legado de The Doors, le rindieron tributo póstumo en el foro Le Bataclan en París, Francia.

Información: El Siglo de Torreón