Adiós a Pro México deja sin trabajo ni liquidación a 400 trabajadores

Aproximadamente 400 ex trabajadores de Pro México despedidos sin aviso y sin liquidación

Entre las afectadas se encuentran dos embarazadas a quienes ya dieron de baja del IMSS y también les retiró el seguro de gastos médicos mayores.

“Nadie se ha hecho responsable de darnos información oficial, hemos vivido el despido con total incertidumbre y sin respeto a nuestros derechos como trabajadores” nos platicó en entrevista la Maestra Noemí Santomé Lam, Subdirectora de la Unidad de Inteligencia de Negocios, afectada y con una antigüedad de casi 4 años en ProMéxico

Relató que en septiembre escucharon por primera vez acerca de una posible desaparición de Pro México, todo por medio de los medios de comunicación “nunca recibimos información dentro de la dependencia, por lo que todo eran rumores y no había claridad al respecto

“Para noviembre del 2018, en teoría ya estaba confirmada la desaparición; sin embargo, estábamos a la espera de la publicación del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), para saber si ibamos a contar con presupuesto»

«Al momento de la publicación del PEF, el gobierno asignó a ProMéxico la cantidad aproximada de 900 millones de pesos pero dos días después nos confirman (por medios) que PM desaparecería” continuó en su relato

A mediados de diciembre pidieron que 50% del personal fuera despedido el 31 de diciembre, sin embargo el equipo de -transición liderado por Faustino Cruz de la SHCP, cambió de opinión y decidieron despedir a todos los empleados quedando sólo aquellos que se encargarían de “cerrar” las oficinas, por lo que el 27 de diciembre de 2018, estando de vacaciones, les informaron por teléfono que ya no tenían trabajo y que su último día era hasta el 31 de diciembre.

Con estas acciones se vulneró a aproximadamente 400 ex empleados donde ninguno de ellos fue notificado oficialmente sobre su despido, por lo que continuaron yendo a las instalaciones de ProMéxico para que no se les acusara de abandono laboral.

No obstante, el 3 de enero, el acceso a las instalaciones ya fue denegado por lo que alrededor de 200 empleados tuvieron reunión con Federico Villaseñor, miembro del equipo de transición, empleado de la Secretaría de Economía, afirmó serán liquidados después de que publicado el decreto de extinción, pero se desconocía la fecha.

Ante ello, los afectados iniciaron ya el proceso de demanda, porque sin seguridad de una liquidación, sin seguro de desempleo y sin seguro social cientos de familias se han visto afectadas.

Incertidumbre, sin respeto a los derechos laborales y violentando la ley, así ha sido el proceso de desaparición de Pro México.