Ahí siempre estará el detalle

Por: Miguel Aguirre

Sin duda Ignacio Trelles es el personaje más icónico del futbol mexicano, poseedor de una carrera imborrable e inalcanzable, no solo por ser el entrenador mas ganador si no por ser una leyenda dentro del balompié nacional, hubo un antes y un después de Nacho Trelles; con él se comenzó a hablar de una primera vez.

Originario de Guadalajara Jalisco, emigró junto con su familia a la Ciudad de México en la época post revolución mexicana. Debutó con Necaxa en 1934 con quien fue campeón de Liga y Copa, pasó por las filas de América, Atlante y Monterrey, pero su carrera como futbolística no fue más longeva debido a las lesiones, retirándose en 1948. Poco tiempo después iniciaría su carrera como entrenador, lo demás fue historia.
La leyenda llamada Nacho Trelles
Innovador, esa es la palabra que caracteriza a Nacho Trelles como entrenador, en una época en donde no existía Nada de lo que hay hoy en día, ya que el era entrenador, psicólogo, preparador físico y se podría decir que fue de los primeros Coaching.

Su debut como entrenador fue en 1950 al frente de los cañeros del Zacatepec cuando el equipo todavía estaba en segunda división, ahí consiguió su primer campeonato y ascenso; fue campeón con el Marte de Morelos en 1954. Regresó a Zacatepec para volver a ser campeón solo que ahora en primera división en par de ocasiones (1955 y 1958).

Con Toluca logró los dos primeros campeonatos del equipo en 1967 y 1968, además de obtener dos campeones de campeones y una copa de CONCACAF. Llegó a Cruz Azul para seguir con el reinado en la década de los 70’s obteniendo un bicampeonato en 1979 y 1980.

En el tricolor

Con la selección mexicana asistió a tres copas del mundo, dos como director Técnico y una como auxiliar, en Suecia 1958, ahí México consiguió su primer punto en una Copa del mundo, Nacho fue como asesor técnico de Antonio Lóez Hernán; como DT estuvo al frente en Chile 1962 donde México conseguiría su primer triunfo en una justa frente a Checoslovaquia.

Inglaterra 66’ fue su tercer mundial en donde consiguió dos empates frente a Francia y Uruguay; parecía que México 70 sería su cuarto campeonato mundial, pero a tan solo unos meses del mundial la federación, en específico Guillermo Cañedo decidieron sustituirlo tras una pésima gira por Europa, en su lugar estuvo Raúl Cárdenas.

De hecho, estando en la tribuna del antiguo Juan Dosal en el juego de los Cuartos de final en el que Italia goleó a México 4 – 1, Don “Nacho” declaró “De la que me salve” refiriéndose a que evitó la critica de la prensa quien también pidió su cabeza.

Nacho Trelles, el Irreverente

Su irreverente forma de dirigir, sus frases tan espontaneas, incluso su comportamiento en la cancha le valió para engrandecer su figura. Como cuando entraba a la cancha a interrumpir el juego y cortarle el ritmo al adversario, incluso hacerse pasar como fotógrafo y entrar al juego, algo que le ganó muchas expulsiones.

De entre sus miles de frases que solía decir antes y después de los juegos están:

– ¿Clásicos? Clásicos solo los cerillos; esto a raíz de ser cuestionado previo a su primer América vs Guadalajara.

– ¿Usted de qué jugó?; después de una victoria de la selección nacional, un periodista se le acercó diciéndole “Nacho, ganamos” a lo que Trelles respondió, ¿Ganamos? ¿Usted de que jugó?

– Los técnicos siempre debemos tener las maletas hechas; consiente de que una mala racha como entrenador te puede dejar fuera del equipo.

Fue tan icónica, influyente e importante la persona de Ignacio Trelles que el mismo Roberto Gómez Bolaños le hizo un homenaje en la película El Chanfle, el personaje que interpretaba Ramón Valdez personificaba al técnico del América con la figura y costumbres de Trelles.

Esta por de mas decir que Ignacio Trelles es la figura más importante del futbol mexicano, no solo por ser el entrenador con más títulos de Liga en la historia del futbol mexicano y logran 20 campeonatos entre liga, copa y campeón de campeones, ha sido el entrenador con mas mundiales al frente de una selección nacional con 3 copas; Trelles sin duda revolucionó la forma de ver y dirigir el futbol le dio ese giro de lo romántico a lo estratégico y sobre todo inspiración para todo el gremio.