Medidas de prevención posteriores a un huracán o inundación

México, 2 de octubre de 2013.-  Algunas de las situaciones que favorecen el brote de epidemias y enfermedades es el desconocimiento de ellas y por ende la falta de prevención y autocuidado.

Los daños y desastres causados por la naturaleza no se pueden controlar; sin embargo, estando informados es posible tomar ciertas medidas para la protección propia y de las personas a nuestro alrededor.

Por ello, a continuación se presentan las medidas a tomar en cuenta a consecuencia de las inundaciones, a fin de evitar las condiciones que propician enfermedades.

 

Medidas preventivas

  • Escuchar y poner atención a los anuncios públicos.
  • Desechar cualquier alimento que haya estado en contacto con el agua de la inundación.
  • Las autoridades locales le indicarán si es seguro utilizar el agua de la llave para cocinar o bañarse.
  • Si el agua no es segura, seguir las instrucciones de las autoridades para desinfectarla de manera segura.

·         Para evitar las picaduras de mosquitos, usar pantalones largos, calcetines y camisas de manga larga, así como repelentes para insectos.

 

·         Lavar todas las heridas y cortaduras abiertas con agua limpia y jabón. Consultar con un médico para saber si se requiere tratamiento adicional (como una vacuna contra el tétanos).

 

·         Si una herida presenta enrojecimiento, hinchazón o secreciones, buscar atención médica de inmediato.

 

·         Alejarse de los animales salvajes o callejeros. Tomar las precauciones necesarias para evitar las mordidas de animales y la exposición a la rabia.

 

·         En la medida de lo posible, acudir al médico o al centro de salud más cercano y vacunarse contra posibles brotes de enfermedades como: hepatitis, rabia y meningococo, causadas principalmente por el hacinamiento.

 

·         Por último, no olvidar lavarse las manos con agua tibia y jabón. Si no hay agua, usar productos a base de alcohol para lavarse las manos.

 

Asociaciones hacen un llamado a implementar medidas de prevención

El presidente de la Asociación Mexicana de Atención a Población Vulnerable o en Condiciones de Emergencia y Desastre AC (APVCED A. C.), Ricardo Cruz Chávez, comenta que las inundaciones ocasionan graves problemas sanitarios, estos se presentan durante los momentos álgidos de la emergencia (inundación), y que se agravan cuando descienden las aguas. “Por ello es importante implementar medidas de prevención y establecer un trabajo conjunto entre autoridades, instituciones y la  misma población. Con las inundaciones la gente que está en medio del desastre está expuesta a diversos tipos de enfermedades”.

Las destrucciones materiales, (interrupción de los servicios públicos, luz, gas, agua potable, entre otros), provocan riesgo de enfermedades inmediatas, el anegamiento ocasiona la proliferación de mosco y con ello el riesgo de dengue en sus modalidades, con la falta de energía eléctrica no hay forma efectiva de conservar algunos alimentos almacenados. La falta de cuidado con los alimentos, expone a la gente a la ingestión de comida o agua contaminada, lo cual puede ocasionar Enfermedades infecciosas digestivas: Diarreas, Hepatitis A, Fiebre Tifoidea, Shigellosis.

De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés), entre las 10 enfermedades más comúnmente reportadas en zona de desastres naturales, específicamente en las inundaciones, la rabia ocupa el segundo lugar, debido a las mordeduras de animales  como perros, ratas, mangostas, etc.

Al respecto, Ricardo Cruz Chávez, presidente de la Asociación Mexicana de Atención a Población Vulnerable o en Condiciones de Emergencia o Desastre A. C. (APVCED), señala que “estas enfermedades son de alto contagio y con consecuencias que pueden llevar a la muerte. Por ello es importante hacer un llamado a la población a tomar medidas precautorias y a las autoridades a buscar la manera de implementar campañas de prevención en donde se incluya la educación y/o vacunación como uno de los mecanismos protectores”.

Finalmente, Cruz Chávez dijo “en nuestra experiencia apoyando a la población en las zonas de desastre, tras un fenómeno como Ingrid y Manuel, hay posibilidad de que surjan epidemias posteriormente, lo que hace importante mantener una vigilancia epidemiológica, pero sobre todo, prevenir de todas las formas posibles”.

 

alejandro_pinon

Destacadas Estados Nacional Salud

Notas Relacionadas

Deja un Comentario

Connect