La alquimia: Más allá del mito

Autor: Guillermo Camacho Machuca

La alquimia es también llamada la ciencia de las ciencias, sin embargo, esta disciplina contiene grandes secretos que hasta hoy en día no han podido ser resueltos. Esta pasó por grandes cambios e investigaciones remontándonos hasta las antiguas culturas como fueron la egipcia, china y la hindú. Sin embargo, la investigación alquimista tuvo un cierto declive debido a las creencias y supersticiones de las personas de aquel tiempo.

Aún así tuvo la oportunidad de resurgir en la época del medievo en Europa. Cabe mencionar, que durante este periodo la alquimia fue investigada no sólo como una ciencia sino también como una doctrina filosófica, debido a ciertas creencias que se tenían para practicar esta disciplina. Entre lo mas destacados alquimistas se encuentran Nicolás Flamel a quien se le atribuye a ver alcanzado la inmortalidad mediante la «Piedra Filosofal»

Empecemos definiendo qué es la alquimia, esta era técnica que aseguraba poder transformar cualquier objeto mediante el conocimiento y manipulación de la materia, obvio la transformación más famosa y deseada por cualquier alquimista era la transmutación del metal al oro. Según la creencia de los alquimistas medievales cualquier material se compone por los 5 elementos: tierra, agua, fuego, aire y éter (material del que esta hecho el alma según la alquimia) se decía que mediante una combinación correcta de estos se podía obtener cualquier otro material o sustancia. En la edad media, el estudio de esta ciencia fue apoyada por altos funcionarios ya que la posibilidad de obtener riqueza mediante la manipulación material resultó altamente atractiva, pero como ya mencionamos anteriormente esta era una doctrina que ocultaba muchos secretos y uno de los más grandes era el de la piedra filosofal, según se decía esta piedra tenía el poder de trasformar metales innobles en metales preciosos e incluso tenía la capacidad de prolongar la vida de un individuo.

Los alquimistas eran individuos interesantes y sumamente cuidadosos, una de las reglas entre estos científicos era la de mantener en secreto los descubrimientos realizados por cada uno. Para cumplir su promesa, los alquimistas realizaron textos con un lenguaje cifrado donde sólo ellos podrían saber realmente a qué se referían de esta forma protegían sus investigaciones ya que era necesario estar empapado de su conocimiento para comprender y descifrar sus textos. No cualquiera podía ser parte de este grupo pues esta era una disciplina que exigía ciertas condiciones para poder practicarla, según los alquimistas medievales para poder realizar una transmutación de minerales primero es necesario ser transmutado internamente, esto se refiere a que un buen alquimista debía cambiar su manera de pensar, sus hábitos y la forma de percibir la vida misma con el fin de crear un cambio positivo una autentica transmutación  humana. La cúspide de la alquimia era alcanzada cuando se lograba convertir plomo en oro, si acaso alguno lograba esta hazaña entonces quería decir que había alcanzado un nivel espiritual y mental totalmente equilibrado. Entonces esto mismo se aplica para la piedra filosofal, pues esta representa al humano en su máximo esplendor.

No se sabe con certeza si los alquimistas lograron su cometido o no pues como sabemos ellos no compartirían esta información con el resto de nosotros, eso sin mencionar que se relacionaban con el ocultismo, pero podríamos deducir que su enfoque ayudó a otros campos como la medicina e incluso la filosofía.

Se dice que el conocimiento alquímico va mas allá de lo material, va justamente al lado espiritual, pero si quieres conocer más de esta ciencia escucha Camino Astral, los días martes a las 20 horas solo por Radio Trece MX