Recuperan el paso peatonal afuera del Metro Chilpancingo

El paso peatonal de los accesos al Metro Chilpancingo quedó liberado ayer de comerciantes en vía pública, luego de que el gobierno capitalino retiró ocho puestos semifijos, además de recuperar espacio público sobre avenida Baja California, entre las calles Tuxpan y Chilpancingo, en la delegación Cuauhtémoc.

 Con esta acción, se mejoran las condiciones de traslado para las y los usuarios de la vía pública, ya que en esa zona hay hospitales y consultorios a los que acuden personas en silla de ruedas o muletas.    

La Secretaría de Gobierno informó en un comunicado que en abril del 2016, la delegación Cuauhtémoc retiró puestos de este polígono, lo mismo hizo el gobierno en distintas ocasiones al retirarles los puestos, a fin de mantener liberadas las entradas y salidas de esta estación del Sistema de Transporte Colectivo (STC).

Citó que en la Gaceta Oficial del gobierno capitalino, con fecha del 28 de julio de 2011, quedaron establecidas las medidas de seguridad que deben tomar autoridades destinadas a brindar servicio público de transporte de pasajeros, en un radio de 25 metros considerados a partir de los límites perimetrales de los paraderos, accesos, salidas y zonas de distribución.

Sin embargo, los comerciantes de vía pública insistieron en regresar a ese espacio con permisos otorgados por la demarcación, aunque estos ya fueron revocados.

Por esta razón, intervinieron de nueva cuenta ayer en una acción coordinada por la Secretaría de Gobierno, a través de la Subsecretaría de Programas Delegacionales y Reordenamiento de la Vía Pública, en colaboración con otras dependencias del Gobierno local y la delegación Cuauhtémoc.

Por otro lado, autoridades de dicha jurisdicción reportaron en los dos últimos meses fueron retirados voluntariamente 41 puestos de comercio en vía pública de la colonia Cuauhtémoc.

Informaron que en la más reciente de las acciones llevadas a cabo para recuperar espacios se retiraron 14 puestos semifijos y dos fijos (metálicos) de la calle Río Volga en el tramo comprendido entre Río Guadalquivir y Río Tiber.

“Las quejas de los vecinos se relacionaban con el uso que hacían los comerciantes de residuos de alimentos que preparaban, quienes al final de su actividad, arrojaban aceite en las coladeras, ocasionando con ello, el taponamiento de drenaje, además de insalubridad y el mal olor”, explicaron.

Además, se generaba un ambiente de inseguridad por el cúmulo de personas y conflictos por el paso de los transeúntes.

Finalmente, se realizan recorridos de supervisión a fin de que no vuelvan a colocar los puestos. 

Información/Foto: El Sol de México