Gorillaz regresó con todo y Clint Eastwood

Fotos: Denholm Hewlett

Hace 15 años que la emblemática y virtual banda pisó México. Desde aquel momento rumores y falsas noticias mantenían la llama de la esperanza de ver a Gorillaz de nuevo pisando el suelo mexicano hasta ahora. Justo en el Vive Latino 2018 tendríamos unos de los conciertos más memorables no solo para la banda, sino para la gran cantidad de fans de los simios.

Desde unos meses atrás con el sorpresivo anuncio de Gorillaz en el festival hasta llegar al domingo 18 de marzo, todos sus seguidores estaban a la expectativa de que era lo que traería Albarn y Hewlett bajo la manga para presentarnos en su Humanz Tour, el cual ya aterrizaría en el Foro Sol en una noche mágica.

Desde temprano ese domingo, miles de personas con sus playeras de Gorillaz invadían diversos escenarios del Vive Latino, todos esperando a que dieran las 11:35 de la noche para que empezará un momento espectacular que se quedaría en la memoria de cada uno de los presentes.

gorillaz-cdmx-mexico-2018-vivelatino

Justo minutos después de las 11, como por arte de magia, el Foro Sol lucía repleto, lleno de luz derivado de los celulares que iluminaban gradas y pista por igual, todos con el ánimo al 100 esperando el inicio del recital, que llegaría con un silencio en el escenario que traería un grito ensordecedor del respetable al ver que Albarn y compañía arribaban a sus lugares atabiados con unas mascaras de luchador para abrir el concierto con “M1 A1”, iniciando el concierto.

Con toda esa energía con la que comenzaron, pasaron a interpretar “Last Living Souls”, una de las canciones con las que la gente se empezó a animar para corear junto a la banda que parecía tener una conexión mística con cada uno de los acompañantes en ese recinto, dejando en claro que no sería una velada normal la que se estaba viviendo.

Junto a “Rhinestone Eyes” vendría el momento de empezar a bailar, donde no importaba si estabas en gradas o apretado en la plancha del escenario principal, todos buscaban la forma de moverse al ritmo de la emblemática canción del disco Plastic Beach. Acompañado de unas imágenes de 2D, el enigmático vocalista digital de Gorillaz, llegaría una de las canciones que junto con “M1 A1” fueron parte de aquel setlist del 2002 en el Palacio de los Deportes, “Tomorrow Comes Today”.

Tendríamos una versión alternativa de “Every Planet We Reach Is Dead”, que junto al esnsamble vocal que acompañaba a Albarn, él cual nunca dejó de agradecer la magia y la alegría de estar en México, harían de este arreglo de canción una joya que bien podría estar en una versión alterna del Demon Days. Pasaríamos a ver en la pantalla al canalla de Murdock para escuchar en vivo “Saturnz Barz” como parte del setlist para dar a conocer el disco Humanz.

Pero sin duda otra de las grandes sorpresas que hizo que de nuevo la gente gritará de emoción fue sin duda “19-2000”, que como aquel 2002, haría corear a todos  junto a Noodle en ese video caótico y divertido de la banda. Con “Superfast Jellyfish”, tendríamos la primera colaboración de De la Soul, aquel ícono de hip hop de Nueva York que tanto ha acompañado a Gorillaz en su historia.

Junto al mítico inicio del video de “On Melancholy Hill” se daría el momento hipnotizante de la noche, con una canción que no solo tiene el trasfondo de la historia de Noodle, sino también tiene toda esa mística que sedujo al respetable del escenario Indio.

Con Noodle en pantalla llegaría “El Mañana”, otra de esas canciones de Demon Days que esperaban miles de fanáticos que se congregaron en este festival para ver a la banda digital. Para seguir con la presentación de Humanz tendríamos “Charger” con una versión alterna y la gran voz de Pauline Black (vocalista de la mítica banda ska The Selecter), “Strobelite” con el electrizante Peven Everett“Andromeda” con D.R.A.M, la sensual “Sex Murder Party” junto a Jamie Principle y cerrariamos este bloque del nuevo disco con “Garage Palace”.

Estabamos en la recta final del concierto, pero la magia parecia no agotarse, entre el júbilo de Albarn que nunca dejo de agradecer a los asistentes, a sus músicos y a todos los involucrados en este momento aún cuando tuvo una caida en el escenario. Pero de nuevo Gorillaz rompería con los primeros acordes de “Stylo”, que volvió a poner el ritmo junto a “Dirty Harry” para seguir con esta fiesta llena de sorpresas y grandes recuerdos.

Aunque las sorpresas seguirian junto a la poderosa y emblemática risa de De la Soul que anunciaría el inicio de “Feel Good Inc.”, poniendo el primer broche de oro al concierto. Una ligera pausa para el encore breve en lo que se preparaba el final de esta velada inolvidable.

Con “Hong Kong” regresaría la banda al escenario Indio, aunque esta canción no fue del agrado del respetable, ya que era demasiado tranquila y en una versión alterna que no encajaba del todo bien en el encore.

Llegaría “Kids With Guns” que volvería a prender a la gente que se empezaba a acercar a las salidas del Foro Sol para cuando terminará el concierto, pero sin duda el momento que hizo cerrar este concierto con la magia y las emociones necesarias es cuando con Russel en pantalla tendríamos la icónica “Clint Eastwood” que logró que miles de personas cantaran al unisono esta canción dejando la pintura perfecta para uno de los mejores conciertos que ha vivido el Vive Latino en sus últimos años.