El nuevo Dios de Los Ángeles

Por: Miguel Aguirre

Se dio a conocer el traspaso de Javier Hernández a la MLS, la liga de futbol de los Estados Unidos. Su llegada se da luego de un breve paso por el Sevilla de España en donde solo logró disputar 17 juegos y anotar 3 goles. Esta columna será como la carrera de Hernández en Europa, irá de ir al Cielo y tocar las estrellas a lo terrenal.

Aquel 8 de abril de 2010 todos nos sorprendimos del traspaso de Chicharito a uno de los mejores clubes del mundo, el Manchester United, recuerdo que el día anterior al anuncio los Red Devils serían eliminados de la UEFA Champions League a manos de quien sería finalista, Bayern Múnich. En ese entonces la información no corría como en nuestros días, pareciera que esa noticia y esa foto en Old Trafford era de Photo Shop.

Lo demás fue historia, tras tener una gran primera temporada en donde consiguió 14 anotaciones, fue campeón de la Premier League y subcampeón de Europa, fueron 2 años en donde estuvo en un buen nivel y 2 muy irregulares; tras el retiro de Sir Alex Ferguson, Javier entró en un tobogán llenó de incertidumbre, David Moyes lo relegó.

Aterrizando en la galaxia de la Castellana.

Pasó al Real Madrid en una negociación trasnacional y de marketing, su llegada fue a préstamo, causo demasiada expectativa, el cuarto mexicano en vestirse de merengue, sin duda todos apostábamos que era la revancha del Chicharito, y pues no, apenas anotó 9 goles en 33 juegos, Hernández había tocado el cielo con las manos, pero no como nos hubiera gustado ver.

Después de que Louis Van Gaal le hiciera “fuchi”, su próximo destino era Alemania, iría al Bayer, sí al Bayer… al Bayer Leverkusen, aquel 2015 nacieron los “sábados de chichadios” Chicharito volvía a ser importante en un club, por lo menos la primera temporada. En su pasó con las “aspirinas” hizo 39 goles en 76 juegos.

De Alemania de Vuelta a Inglaterra.

Chicharito retornaría a la Gran Bretaña, su equipo volvería a tener United en el nombre, Gran ilusión regresar a Inglaterra donde brilló, pero ese era otro United, el todopoderoso West Ham United.  La época mas triste y gris para Javier llegó, dejo de ser trascendente, incluso perdió la titularidad en la selección, apenas anotó 17 goles en 63 partidos. Todo le quitaron en el West Ham, el número, la titularidad, hasta las ganas de” imaginar cosas chingonas”.

Fue a vacacionar a Sevilla, solo estuvo 4 meses en la tierra Andaluz y ya es todo lo que hizo en el club, con un paso sin pena ni gloria así terminó la aventura por Europa de 9 años y 8 meses, donde fue del cielo a lo terrenal, ahora su destino es la MLS en donde busca ser lo que siempre ha sido, imán de la mercadotecnia.

No se sabe si algún día le alcanzará para regresar a Europa, lo cierto es que después de imaginarse cosas bien padriurix; ahora lo veremos en el primer lanzamiento en Dodger Stadium, en Staples Center viendo a LeBron, paseando sobre Beverly Hills y siendo toda una estrella de Hollywood.

Pero eso sí, el siempre dirá ¡Estoy bien!