Van por Kenia Porcel, ex procuradora de Justicia en Panamá por desviar 7 millones de dólares

El dinero bloqueado a un empresario mexicano por las autoridades de Panamá, fue movido ilegalmente por la ex procuradora de Justicia, Kenia Porcel, en complicidad con los fiscales Isis Soto y Marcos Mosquera de la Guardia, del banco Scotiabank a un banco panameño que ellos controlan, según señalaron investigaciones, por lo que se prevé que se inicie un juicio en esta materia por el afectado.

“Las personas que ilegalmente movieron mi dinero a sus cuentas deben ser responsables y estar ante un juzgado internacional o en Panamá, al igual que Scotiabank Panamá quien nunca me notificó al respecto haciéndolos cómplices”, declaró el inversionista, tras recibir la notificación de las indagatorias.

De acuerdo al resumen ejecutivo de la audiencia de aprehensión de bienes y afectación de derechos, desahogada por la juez Sherin Tulliet, conseguido por el cuerpo legal, se sabe que la ex procuradora Kenia Porcel solicitó que los dineros aprehendidos, que suman más de siete millones de dólares, fueran direccionados a la cuenta del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), en el Banco de Panamá, con el número 10005181729.

Por su parte, Salvador Padilla, representante legal del empresario, manifestó su preocupación y su molestia derivado de la ilegalidad cometida. “Es inverosímil que las autoridades de un país que supuestamente es respetuoso de los derechos humanos y del debido proceso, porque así lo contempla su Constitución y la Convención Americana, de la cual Panamá forma parte, permita dar un tratamiento de sentenciado a un investigado”, enfatizó.

Sentenció que lo acontecido es una ilegalidad cometida por el gobierno de este país, en perjuicio de la esfera jurídica de su cliente, pues si bien el aseguramiento de cuentas, como medida cautelar, tiene como objeto evitar que se utilicen los bienes que presuntamente son consecuencia de algún delito, eso no autoriza a ninguna autoridad a realizar una incautación o decomiso de los mismos.

“De forma absurda se llevaron un dinero previamente asegurado a una cuenta del MEF en el Banco de Panamá, en otras palabras, lo aseguraron dos veces”, lamentó el representante legal.

El abogado además calificó de perjuicio patrimonial la situación, pues no existe fundamentación y motivación legal alguna que permita sostener dicho actuar de la autoridad, ya que el dinero que legalmente estaba asegurado por una investigación infundada y ahora ha sido transferido a una cuenta del Gobierno de Panamá,.

Por si fuera poco señaló que, como consecuencia de ello, además de demostrar la ilegalidad de las investigaciones iniciadas en Panamá en perjuicio de su representado, procederán legalmente en contra de las autoridades que por acción u omisión permitieron dicha incautación ilegal, y contra el banco que consintió dicha acción sin notificar nada al empresario.