La iniciativa de Nueva Ley de Publicidad Exterior para la Ciudad de México, un riesgo para la industria y la Ciudad

Columnista: Jorge Carlos Negrete Vázquez, presidente de la Fundación por el Rescate y Recuperación del Paisaje Urbano
@jorgecnegrete @tumexicolimpio

En el mes de julio pasado, la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheimbaum presento una iniciativa de ley que busca abrogar la actual ley de Publicidad Exterior y sustituirla con una Nueva Ley de Publicidad Exterior para la Ciudad de México.

De primera instancia parecería un movimiento en línea con su política de reordenamiento de la publicidad en la Ciudad, tratando de empezar con un nuevo cuerpo normativo que le permita mas libertad que el actual, buscando una recuperación de los espacios públicos y del paisaje urbano y poniendo como prioridad la seguridad de los habitantes de la Ciudad.

Desgraciadamente esto no se da, creemos que las intenciones de la Jefa de Gobierno son buenas, pero la iniciativa presentada esta lejos de poder cumplir con ellas, el texto que fue turnado a comisiones es muy deficiente, contiene una gran confusión de términos y conceptos, además de que tiene grandes lagunas que producirán enormes problemas en cuanto a la aplicación de la ley.

Contrario a la actual ley, la iniciativa propuesta no contiene capítulos separados respecto a la publicidad comercial y la derivada de anuncios denominativos, esto se traduce en confusiones que pueden ser utilizadas por empresarios poco escrupulosos para generar más desorden en la Ciudad.

Se contemplan formatos nuevos para colocar publicidad, cuando la idea que se ha trabajado desde hace mas de 10 años es que “menos es más”, por ejemplo se podrá llevar a cabo la remodelación y restauración de fachadas, para lo cual se colocaran andamios cubiertos con una malla que contenga publicidad, lo que puede generar que encontremos obras por toda la ciudad, cubiertas con enormes elementos publicitarios.

Se incluyen en el punto correspondiente al mobiliario urbano con publicidad integrada nuevos espacios y formatos que van de (aunque usted no lo crea) basureros, postes de luz, mesas y hasta bancas, es decir que vamos a ver publicidad en toda la Ciudad, parece que solo les falto el asfalto.

Desaparecen los parámetros, distancias y dimensiones de las estructuras lo que producirá un caos en la Ciudad.

Se disminuyen las sanciones ante el incumplimiento de la ley, lo que implica que quienes ahora no la cumplen, mañana con la nueva legislación menos lo van a hacer.

Debo reconocer que las autoridades capitalinas han sido muy generosas al permitirme expresarles mis puntos de vista y mis desacuerdos, me han parecido receptivos y espero que se realicen las modificaciones necesarias a la iniciativa propuesta, porque en los términos planteado no es suficiente para resolver la problemática, por el contrario, generara más caos en una de por sí ya caótica Ciudad de México.