Fundación Lex Pro Humanitas, esperanza de víctimas en México

“Una injusticia hecha al individuo es una amenaza hecha a toda la sociedad” Frase célebre atribuida a Montesquieu pareciera cobrar relevancia en nuestro país más que nunca, según la asociación México Evalúa, la impunidad en la mayoría de los delitos se encuentra en promedios del 95 al 98%, así es, solo 2 de cada 100 criminales enfrentan a la justicia.

En materia de derechos humanos, México es reconocido internacionalmente por sus omisiones en la atención a víctimas, más aún, por que incluso cuando el Estado es el victimario no existe un mecanismo eficiente para garantizar el acceso a la justicia de las víctimas, peor aún, los organismos encargados de atenderlas las revictimiza.

Casos para demostrarlo sobran, basta decir que cada víctima tiene derecho a una reparación integral del daño, y sin mencionar a aquellas que jamás ejercen acción legal (la llamada cifra negra) las que si acuden a las autoridades, menos del 5 % obtienen justicia, menos tienen acceso a una reparación integral de daño.

En ese sentido, dos personas que han sido reconocidas por su participación directa en la creación de múltiples iniciativas de decreto de reformas legales tanto a nivel federal como local y por su trayectoria en la defensa de víctimas de violaciones graves a los derechos humanos y víctimas de delitos graves, crearon la Fundación Lex Pro Humanitas, cabe mencionar que desde hace años crearon la firma jurídica con el mismo nombre que además de los servicios comunes de todos los despachos, vieron en ese tema la oportunidad de contribuir a nuestro país brindando apoyo a un gran número de víctimas en toda la república mexicana.

Nos referimos a Francisco Javier Hernández Salcedo y a Fernando Manilla Contreras quienes se han tomado muy en serio la lucha por el acceso a la justicia de las víctimas, en especial de aquellas de bajos recursos, pero además han participado en numerosos foros y conferencias con la finalidad de difundir los derechos humanos y los mecanismos legales para exigirlos y en su caso, castigar a quienes los vulneran.

La firma legal del mismo nombre, ha patrocinado económicamente una gran cantidad de casos, algunos de interés nacional y mediático, representando de facto, una esperanza real para acceder a la justicia de víctimas de bajos recursos.

Además de Francisco Hernández y Fernando Manilla, se integran a la fundación los abogados Claudia Ángeles Manilla, Sandra Lopez Moctezuma, Julio Cesar Sori Camargo, Alejandro Guerrero Contreras así como el equipo de apoyo multidisciplinario integrado por Brenda Guadalupe Tellez Torres, Evangelina Miramontes Torres, Maria Guadalupe Argomaniz Moreno y Ángel Tapia Mosqueda.

Es evidente que queda mucho por hacer en nuestro país para salvaguardar el Estado de Derecho, pero el hecho de que surjan asociaciones civiles que estén dispuestas a trabajar para cubrir las omisiones del Estado sin fines de lucro brinda una esperanza de que México tenga un futuro más equitativo y justo, en especial con personas con esa trayectoria que bien deberían servir de ejemplo para no pocos políticos y servidores públicos, pues sin recibir recursos del Estado, están demostrando excelentes resultados.